El análisis grafológico de Maradona será mejor comprendido tras una breve biografía.


Diego Armando Maradona (Lanús, Argentina, 30 de octubre de 1960) es un ex futbolista y director técnico argentino.

Es considerado como uno de los mejores jugadores en la historia de este deporte  y obtuvo la tercera ubicación en una encuesta efectuada por los miembros de la Maradona consiguió importantes logros deportivos tanto con la Selección Argentina como con algunos de los clubes en los que jugó. Con la selección consiguió la Copa Mundial de 1986, el subcampeonato en la Copa Mundial de 1990 y el Mundial Juvenil de 1979. Sus logros más importantes a nivel de clubes los obtuvo jugando para el Nápoles, donde ganó una Copa de la UEFA Comisión del Fútbol.

Sus éxitos deportivos se vieron muchas veces empañados por su adicción a las drogas, que lo afectó tanto en su carrera futbolística, a través de las suspensiones impuestas por diversas federaciones futbolísticas, como en su salud, ya que en varias oportunidades debió ser internado en terapia intensiva debido a afecciones relacionadas con sus adicciones. Además, se vio involucrado en varios hechos judiciales de diversa índole, entre los que se encuentran el arresto en abril de 1991 por posesión de cocaína y la condena, en 1999, a dos años de prisión en suspenso por agredir a varios fotógrafos con un rifle de aire comprimido en 1994.

ANÁLISIS GRAFOLÓGICO DE MARADONA

¡Qué distintos son, Diego Armando tu nombre y tu apellido! Caligráficamente desde luego, poco tienen que ver.

Para empezar, este personaje es Maradona para todo el orbe, pero para sí mismo, realmente es Diego. Y me parece muy triste que alguien de su valía profesional se vea en la tesitura de dividirse a sí mismo para encontrar áreas de acuerdo con tal de seguir en la brecha.

Es como que todo el mundo a su alrededor lo animasen a ser algo que les interesa a ellos pero sin mirar en absoluto la integridad personal de nuestro analizado. (Su nombre de pila figura en lugar secundario).

Aunque él mismo es consciente de esto, quiere seguir aferrándose al endiosamiento que vivió en tiempos pretéritos aunque su realidad actual nada tenga que ver con aquello.

Los picos del apellido me recuerdan las impetuosas olas del océano pacífico y a los practicantes de “surf”. Diego se siente a la deriva destruyendo las pompas de jabón que flotan sobre ellas.

 

Author

admin

Leave a Comment

Your email address will not be published. Marked fields are required.